Print

RADIOAFICIONADOS, UNA PASION

. Posted in Noticias

Radioaficionados, una pasión que se resiste a dar el cambio y fuera

Aunque reconocen que hoy los jóvenes no se interesan tanto por esta afición, no desfallecen en su hobbie que los conecta con el mundo.

Pasión, conocimiento, servicio y diversión. Cuatro cualidades que los radioaficionados en Medellín tienen y les permite mantener vivo un hobby que muchos creían extinguido. Pero no.

Una afición que ni los avances de la tecnología y la facilidad para establecer comunicaciones entre personas que están a miles de kilómetros de distancia logran eliminar. Por el contrario, para muchos de quienes cultivan este pasatiempo, herramientas como internet lo que hacen es facilitar su trabajo.

Claro, también están los puristas como, Alberto Guzmán, que es enfático al señalar que para él lo que use algún medio "comercial", refiriéndose a soportarse en redes de los operadores celulares como apoyo a su labor, ya no es radioafición.

Pero puristas o no, conviven siempre en una sana armonía, que no rompe ni las discusiones amigables que se dan en el Radiotinto, la tertulia informal que todas las mañanas de martes sostienen varios radioaficionados de Medellín. Uno a uno van llegando al sitio de encuentro, un local en los centros comerciales del sector de La Veracruz que se especializan en artículos eléctricos y electrónicos.

Ahí es posible encontrarlos, entre tintos, equipos y partes que llevan para mirar, intercambiar, intentar reparar o simplemente para mostrarlas a los otros aficionados.

La voz en las tragedia: La figura del radioaficionado siempre sale a relucir cuando se presentan tragedias y catástrofes.

Desde el terremoto que destruyó a Managua en 1972, hasta hechos dolorosos como la tragedia de Armero en 1985, el terremoto del Eje Cafetero en 1999 o el de Haití en 2010, señala Fernando Vélez, la presencia de la radioafición ha sido constante.

"Cuando todas las estructuras se caen y la comunicación de corta siempre queda un radioaficionado que empieza a dar información", agrega.

Pero no solo en las tragedias. El radioaficionado es feliz escuchando, siendo escuchado y chachareando con la electrónica y los equipos. Incluso en sus inicios algunos, dice Gustavo Echavarría, fabricaban transmisores y equipos que montaban a partir de cajas de galletas metálicas. Y hasta telegrafistas eran, un requisito que ya no se exige.

En esta afición hay algunas variantes curiosas. Los curullas, por ejemplo, son aquellos que se dedican escuchar, pero no transmiten.

O los diexistas- explica Jairo Román- que tienen una especial interés en captar transmisiones de emisoras lo más lejanas posibles.

La radioafición no tiene fronteras. Hasta la Estación Espacial Internacional hace transmisiones que son captadas en todo el mundo.

PARA SABER MÁS:

LOS TROFEOS DE LA RADIOAFICIÓN Cada vez que un radioaficionado establece un contacto remite una tarjeta QSL, como prueba del mismo. Estas tarjetas son objetos de colección entre ellos y también son necesarias para demostrar las habilidades en la afición, en competencias, por ejemplo.

EN DEFINITIVA La radioafición es un hobby que aunque ya no tiene tantos practicantes, persiste en la afición de muchas personas. Es una pasión que también implica muchas veces servicio a la comunidad.

Por JOSÉ ALEJANDRO PÉREZ M. | Publicado el 13 de febrero de 2014

Fuente: elcolombiano.com


Created by PA4RM
Stop SOPA